29 de julio de 2010

Universidades privadas

Seguimos con cosas tangenciales a la Ingeniería de Costas. Pero no tan lejanas. Me acabo de cargar un trabajo, y casi la asignatura completa (de Ingeniería Marítima, por eso no andamos tan lejos del sujeto original de este blog) de tres alumnos que han osado copiar.
Doy clase en la Universidad Europea de Madrid; sí, una privada de esas que venden el título. Aunque sé positivamente que en algunos casos tiene razón quien piensa así, he de decir que me repugna ese pensamiento, por cuanto considero tramposo y deleznable estafar de esa manera a la Sociedad, a la Universidad, a la Comunidad Científica y al propio Alumno.
Pues miren, en esta Universidad, y en concreto en el Departamento de Ingeniería Civil de la Escuela Politécnica no dejamos pasar a quien no supere el listón (en ocasiones lo colocamos demasiado alto, he de reconocerlo) y desde luego y en todo caso, no permitimos la trampa. No es de recibo el copieteo (ha habido algún antecedente reciente bastante denigrante en alguna universidad pública).
Esta es una de las consecuencias de la repugnante cultura del pelotazo.
¿De qué se trata? ¿De conseguir una cartulina que diga "Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos"? No, mis compañeros y yo estamos seguros de que de lo que se trata es de adquirir conocimientos y cooperar con el resto de las personas a mejorar las condiciones de la sociedad en que vivimos. Por eso luchamos y por eso seguiremos luchando.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece consecuente, pero no es más cierto que en esta sociedad y más en este mundo profesional en el cual nos zmbullimos todos los días el copieteo y la improvisiación están al orden del día.
Si se copia desde los niveles más inferiores del sistema hasta los situados en la cúspide, no es más deleznable el obviar algunos copieteso y permitir y ensalzar otros.
No es quiestión de señalar con el dedo al eslabón más debil de la cadena.

Y como en el Evangelio de San Juan:
8:7 "El que no tenga pecado, que arroje la primera piedra".

José María Medina Villaverde dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que dices. Pero siguiendo con San Juan, no se trata de "no tirar la primera pìedra" (que no hay que tirarla), sino de no tener pecado. Eso es lo que estoy seguro que quería decir Jesús. Es decir, todos tenemos que ser honestos (te puedo asegurar que yo no he copiado nunca en mi carrera. Bueno, una vez, pero lo hice tan mal que me echaron del examen).
Gracias por tu colaboración.