22 de julio de 2010

Prevención de lesiones por zambullida en el agua: diversión sin riesgos

He copiado esta entrada del blog de GPS BUCEO, porque me parece super-mega-hiper interesante. Los amantes del agua deberíamos seguir estas indicaciones para evitar problemas.
  • No se lance al agua en zonas desconocidas, con poca profundidad o desde una altura elevada o donde pueda haber obstáculos como piedras, ramas o exceso de bañistas.
  • Compruebe cuidadosamente la profundidad del agua antes de sumergirse y evite bucear o saltar en aguas turbias donde pueden no ser visibles otros nadadores y objetos.
  • Introdúzcase en el agua lentamente o tírese de pie varias veces antes de hacerlo de cabeza y, en ese caso, recuerde que los brazos deben situarse en prolongación del cuerpo para proteger el cuello y la cabeza. Sobre todo hay que comprobar que la profundidad mínima sea de un metro y medio.
  • Tenga especial cuidado con los niños cuando estos estén cerca de aguas recreativas, incluso cuando la profundidad sea pequeña.
  • Evite el consumo de alcohol antes de cualquier actividad en el agua.
  • Adopte conductas seguras en aguas recreativas: usar chalecos salvavidas cuando sea oportuno, prestar atención a las mareas y corrientes y evitar los desagües de piscinas y balnearios.
  • Si se produce un accidente, y ante la necesidad de traslado, hay que inmovilizar el cuello del herido, evitar mover la columna y avisar a un profesional para que acompañe al accidentado, evitando en lo posible los vehículos utilitarios particulares.
A ver si este verano no tenemos líos.