18 de septiembre de 2009

Crisis, crisis, mucha crisis

Voy al tran tran, qué le voy a hacer; si hay algún seguidor de mi blog, pido perdón por estar tan poco activo; haré lo que pueda de cara al futuro. Cuelgo aquí la última entrada de mi blog de la UEM.

Pues aquí ando, estrenando mi blog universitario.

Sólo quería hacer mi aportación particular a este tema tan traído y llevado en los últimos tiempos.
Soy plenamente consciente de que mi visión es políticamente incorrecta (como veis, me pongo la venda antes de que me tiren la piedra), pero sólo veo una forma de atacar esta crisis y todas las que vengan: DESDE DENTRO.

¿Que a qué me refiero? ¿Que sea más concreto? Eso lo estarán pensando los Ingenieros cuadriculados; y como yo soy uno de ellos, me resulta fácil ceder a esta
petición. Ya os prevengo que desafiando la ley de igualdad y a la "Bibi" no voy a andar con lo de los madrileños y las madrileñas, hay que economizar tiempo y espacio, y además, os considero lo suficientemente inteligentes como para no caer en estas zafiedades. Mi respeto no va hacia los sexos, sino a las inteligencias y las voluntades; y esas son independientes y no son masculinas ni femeninas.

No se trata tanto de cambiar las condiciones de contorno externas (que también hay que cambiar), como las condiciones iniciales, es decir, los valores personales, que es AB-SO-LU-TA-MEN-TE IM-PRES-CIN-DI-BLE fomentar y modificar, desde dentro, como decía. Ante las dificultades, uno no puede hundirse, sino que ha de rearmarse, crecerse y superarlas.

Os cito algunas pildorillas para meditar:

  • Uno no tiene DERECHOS si antes no ejerce sus DEBERES.
  • La senda del mínimo esfuerzo lleva ineludiblemente al ABISMO.
  • Sólo con capacidad de SACRIFICIO conseguiremos lo que nos propongamos.
  • Las cosas no salen solas.
  • Ante el trabajo, hay tres visiones, como comentaba aquel periodista que visitaba las obras de una catedral y preguntó a tres canteros qué es lo que estaban haciendo:
    el primero, soportar la maldición bíblica;
    el segundo, sudando para mantener una familia;
    el tercero, AYUDANDO A CONSTRUIR UNA CATEDRAL. Sólo ésta visión te llenará de paz y alegría.
  • No estamos solos: nuestras empresas han de ser DE PERSONAS PARA PERSONAS. Hay que resucitar el olvidado concepto del servicio: a nuestros
    compañeros, a nuestros jefes, a nuestros subordinados, a nuestros clientes: A LA SOCIEDAD.
  • No pensar sólo en el dinero (ABAJO LA CULTURA DEL PELOTAZO); pensar sólo en el SERVICIO. Y luego, por supuesto, exigir nuestro salario: es nuestro derecho, porque antes hemos desempeñado nuestro DEBER.
  • No seamos fundamentalistas. Ante la corriente no tan actual de no pensar, sólo se benefician aquellos que nos quieren manipular: forma tu inteligencia, forma tu conciencia, forma tu persona, y SÉ LIBRE.
  • Sólo se es completamente libre cuando se tiene plena capacidad de elección. Y eso implica formación y reciedumbre. Sé dueño de tí mismo. Elige tú, no dejes que elijan por tí.
  • Las puertas de la felicidad, como las del éxito, SE ABREN HACIA DENTRO. No hay atajo sin trabajo.
  • Pasa por la Universidad, pero deja que la Universidad pase por tí. En fin, podría seguir hasta el infinito, pero no tenemos tanto tiempo.
  • En resumen, como suelo decir el primer día de clase: FORMA TU PROPIO CRITERIO, FUNDA TU PROPIA ESCUELA, SE RECTO, AYUDA A LOS DEMÁS, Y NO TENGAS MIEDO DE EQUIVOCARTE.
  • Los que somos profesores, debemos tener una visión de futuro especial: ESTAMOS FORMANDO A LAS NUEVAS GENERACIONES, espero que no sólo profesionalmente. Nuestros alumnos van a tomar el relevo pronto y gobernarán los destinos de nuestro país. No podemos jugar a las cuotas de mercado, por más que llo sea necesario para nuestra subsistencia. Es muy fácil ENGAÑAR Y ENGAÑARSE ofreciendo duros a peseta (o euros a cétimo, que para el caso es lo mismo y más moderno), pero de obrar así el futuro pasará la factura a nuestra Sociedad. Aunque hoy ganemos a la competencia.
    Un abrazo para todos.